p
💬
¿Necesitás ayuda?

Blog Afluenta

Tendencias y consejos del mundo Fintech que revolucionan tus finanzas personales.

¿Reprogramación de deuda o refinanciación? Lo que tenés que saber para mantener tu crédito al día

/ Por Alejandro Cosentino

smart;refinanciacionFrente a la situación que atraviesa el país para combatir el avance del COVID-19, algunas entidades financieras están brindando diferentes alternativas para ayudar a sus clientes a cumplir con el pago de sus créditos. Cómo elegir la mejor alternativa pensando en los próximos meses.

Estas herramientas se ponen a disposición de los clientes para que su cumplimiento de pago no se vea afectado por las fluctuaciones en sus ingresos*. Sin embargo, aplicar estas alternativas tiene sus particularidades y no son recomendadas para todos los clientes por igual.

¿En qué consiste cada opción?

Una de las alternativas de la que se dispone para facilitar el cumplimiento del pago de las obligaciones, es la reprogramación de la deuda. Esta herramienta será util para aquellas personas que se encuentran al día con sus pagos, ya que le permite al cliente acceder a un período de gracia adicional para poder cumplir con los vencimientos sin caer en mora.

La refinanciación de deuda, en cambio, es el producto adecuado para personas que ya tienen un cierto número de cuotas vencidas impagas y desean regularizar su situación. Esta alternativa tiene como objetivo ofrecerle al cliente la posibilidad de ponerse al día, extendiendo el plazo de devolución y ajustando la cuota del crédito a su capacidad de pago actual.

¿Para qué tipo de clientes es cada alternativa?

La reprogramación de deuda es una alternativa para los clientes que se encuentran al día con su crédito y cuentan con una buena calificación en las centrales de riesgo pero presentan, de forma ocasional, problemas para afrontar el pago de su cuota del mes. Estos cambios en la capacidad de pago, generalmente se deben a razones externas, como lo que sucede actualmente frente al COVID-19, que en muchos casos, al no poder contar con sus los ingresos habituales, les impiden cumplir con sus obligaciones.

A diferencia de la reprogramación de deuda, la refinanciación puede ser utilizada por cualquier tipo de cliente, ya sean personas con pagos al día y con buen comportamiento de pago, o bien por aquellos que ya presentan atrasos en sus obligaciones.

¿En qué condiciones se aplica?

Un factor importante a tener en cuenta al momento de tomar una reprogramación es que la misma sólo implica un cambio en la fecha de pago, permitiéndole al solicitante contar con más tiempo para realizar el pago sin la generación de intereses adicionales por abonar más tarde, siempre y cuando se cumpla con la nueva fecha acordada.

En cambio, la refinanciación de una deuda implica un cambio en las condiciones contractuales del crédito, tanto en plazo, tasa de interés como en la cuota. En este caso se tiene en cuenta que para que el cliente pueda abonar su deuda es necesario que su cuota sea más pequeña que en el crédito original, lo que implica alargar el plazo de devolución, generando un incremento en su costo financiero total.

Ambas alternativas buscan ofrecer a los clientes la posibilidad de cumplir con sus obligaciones de pago, aunque la elección de una u otra dependerá de la situación de cada persona. Si el cliente paga sus compromisos con regularidad, pero por causas inesperadas su buen comportamiento de pago es afectado, la reprogramación de la deuda será una buena opción para él.

En cambio, si la capacidad de pago del cliente se ve afectada de tal forma que le impedirá cumplir con más de una cuota futura o si ya presenta atrasos en el sistema financiero, se recomienda tomar la refinanciación de la deuda a fin de ajustar su capacidad de pago actual, a un nuevo cronograma de cuotas.

El contexto actual, puede alterar la manera en la que podemos afrontar nuestros compromisos financieros, por ello resulta vital organizar nuestros gastos y recurrir a estas alternativas cuando sea necesario.

Ser prolijo con tus finanzas personales, es una de las mejores formas de construir y mantener un buen historial crediticio, que te permitirá acceder a un crédito, e incluso gozar de una tasa de interés más conveniente, cuando lo necesites en el futuro.


(*) "Afluenta S.A. no es una entidad regulada. Consecuentemente, estas medidas son discrecionales de la compañía, tomadas en base a criterios restrictivos por considerarlo conveniente para la operación de la plataforma, los solicitantes e inversionistas, habiendo ponderado las circunstancias actuales que son de público conocimiento, el mandato otorgado por los inversionistas y la conducta de cada solicitante y su capacidad de pago. En caso de cambios o aclaraciones a lo aquí establecido, Afluenta S.A. procederá a comunicarlo de forma inmediata otorgándoles un plazo razonable a fin de poder tomar una decisión al respecto"..

"Excepto con relación a los términos expresamente modificados en virtud de la presente [incluir nombre del documento: ej. comunicación, notificación, contestación de solicitud, etc.], la totalidad de las declaraciones, garantías, obligaciones y demás términos y condiciones acordados previamente con el solicitante continuarán vigentes sin modificaciones. Consecuentemente ninguno de los términos, aquí expresamente modificados, deben interpretarse como una modificación de cualquier otro término acordado previamente con el solicitante".

Palabras clave: Crédito  Financiación  Opciones de pago  Refinanciación de deuda  Reprogramación de deuda